Tajín pueblo con historia y olor a vainilla

Texto y fotografía Dalila Calvario Junio 26, 2015
Tajín

Tajín

Tajín fue la antigua capital del imperio totonaco y desde el año 1992 cuenta con el nombramiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Este lugar también es conocido como la Ciudad del Trueno, aquí existe una obra arquitectónica fabulosa La Pirámide de los Nichos, espectacular construcción de más de 18 m de altura y 360 nichos, según los estudiosos de esta región cada nicho representa a un día del año.

En el Totonacapan aún se llevan a cabo ceremonias ancestrales como la de los Voladores de Papantla, en un gran tronco cinco voladores suben a la parte alta, uno de ellos parado toca rítmicamente el tambor y la flauta mientras los otros cuatro descienden dando vueltas hasta tocar la tierra, simulando al sol y su ocaso.

Muy cerca de la zona arqueológica del Tajín, se encuentra Papantla declarada Pueblo Mágico en el año de 2006. Entre subidas y bajadas, con olor a vainilla, hermosos vestidos bordados con alegres colores y casa de techos de tejas y una población amable que aún conserva sus raíces prehispánicas.

La zona arqueológica de El Tajín, la Ceremonia de los Voladores y el Centro de las Artes Indígenas cuentan con declaratoria de patrimonios universales por la UNESCO y hacen del municipio de Papantla uno de los de mayor diversidad de patrimonios culturales en México.

En esta región del totonacapan más de nueve centros nahuas y totonacos con vocación ecoturística, se sumaron para valorar las bellezas de la madre tierra y promover la cultura ancestral que les fue transmitida como un tesoro verbal de generación en generación. Hoy esta red de turismo responsable en tierra indígena ofrece cuatro rutas con atractivos culturales y naturales. Aquí se pueden disfrutar actividades como el temazcal, el ciclismo, la cabalgata, el senderismo, el campismo o simplemente descansar y disfrutar de la gastronomía local.

Más información

Rosenda Cortés Galindo